La llorona The Moaning Picture

La Llorona is a legend, which legend has spread through several countries in Latin America. This is a woman who loses her child and turned into a banshee, seeks in vain, with tears disturbing to hear that. Although there are many versions of the story, the main facts are the same.
The legend of La Llorona in Mexico
Historical background: the fall of Tenochtitlan
Cihuacóatl (also Chihucóatl or Ciucóatl) Aztec divinity, half snake half woman. Cihuacóatl was the first woman to give birth, thus considered protective of births and, in particular, of women dying in childbirth. Quetzalcoatl helped build the present era of human bones were grinding and mixing with blood prior. It Mixcóatl mother, who abandoned a crossroads. Tradition says that returns frequently to mourn for her lost son, but the place is just a sacrificial knife. Cihuateteo ruled on, the noble women who had died in childbirth.
In the legend, this god appears in ghostly form to warn about the destruction of Montezuma's empire, taking then as the popular name of La Llorona.
The Aztec empire held sway for centuries, the area of Mexico. According to legend, the founders of the left led by a prophecy that said that the gods teach them where they should settle with a sign: an eagle devouring a snake, standing on a cactus in the middle of a lake. When they got to where he is currently in Mexico City, Distrito Federal, they saw the sign in the middle of a wide lagoon. Erected on its waters the vast city of Tenochtitlan.
Over the years, the Spanish arrived on Mexican soil. Led by Hernan Cortes captured the city of Tenochtitlan, reduced it to ruins and murdered the emperor Moctezuma and Cuauhtémoc.
Spanish conquistadors founded on the desolation of modern Mexico City.
The cry of the spirit
In colonial Mexico, every night the church bells marked the curfew on eleven at night. After that time, began to hear anguished cries and screams, issued by a supernatural woman who ran the Spanish colony at dawn and disappeared mysteriously before dawn.
After the event is repeated for several nights, neighbors began to wonder who would that woman and what a shame the choke. Leaning out the windows or coming out boldly to meet them, they discerned a woman dressed in white, hidden behind a veil, thin and haggard, he knelt looking to the East in the Plaza Mayor. Seeing that followed, vanished in the mist on Lake Texcoco.
Others say they have heard in other parts of the country.
Who was and why was she crying?
There were various theories about the spooky unknown to the people, by their perpetual grief, began to attract Llorona. It said it was an indigenous woman in love with a Spanish or Creole gentleman, who had three children. However, he did not formalize their relationship, was limited to visit and avoid marrying her. Sometime later, the man married a Spanish woman, for that link it was more convenient. Upon hearing the pain and mad Llorona drowned her three children in a river. Then, seeing what he had done, committed suicide. Since then, his ghost penalty and had been heard shouting "Oh, my children!" (Or, issue a silent groan.) Usually found in the river, crossing at the place where their children died and she took her life. Some put the legend in relation to the belief in the Cihuateteo Totonac, women dying in childbirth, which was considered goddesses.
Different versions of the legend in other Latin American countries
Argentina
In this country, says that La Llorona is a woman who killed her son drowning in a river. Usually show up with a black robe, with his dead son in her arms, wailing and crying, screaming "my son, my son." Anyone who sees or hears can go crazy. With their cries can scare the bravest and paralyzed in one second. some think that the police car kills children 1 year and 5 months, this is represented by the hairs on the face, blood on his face, 12 scars on his face, black clothes, torn and with blood stains (from his son ), usually occurs near roads at night and with the aspect described above.
Chile
In Chile, the Llorona legend is also important. Like Calchona, the Widow and conviction, is one of the female characters more typical of Chilean folklore and mythology. The legend is known from Arica to Chiloe in southern Chile.
We found some very similar versions Mexican legend and other peculiar Chilean folk. In any case, it is always the specter of a woman who emits a plaintive whine while looking for their children.
The Pucullén
In the distinctive version of the Chilean tradition, La Llorona is called Pucullén. Is said to cry forever because they took his son from his arms at an early age. It is a ghostly presence in white, which can only see people who are near death, some people with special skills (such as Machis or Calcus) and animals that have more acute senses, including dogs , throwing plaintive cries when they perceive their presence.
The Pucullén is a guide of the dead, indicating with his steps and cries the direct way to address the dead from their earthly home to the afterlife. It is said that as a plaintive cry for all the families of the deceased, they all soon consoled for the loss, also prevents the spirit of the deceased decides to go to penarlos, dissatisfied with the few tears and expressions of regret from their relatives. Some say that if you rub your eyes with tears of dog, you can see, but if the heart of the beholder is not firm, the picture will be awful.
With many tears, forming a puddle lens, the precise site Pucullén points in the cemetery where the grave should be opened to deposit the coffin. It is said that if this happens, use all the land needed to completely cover the coffin, because otherwise die within a year a relative of the deceased. As punishment for the neglect that led her to lose her children, robs children of other mothers, mistaking his own.
Lingue La Llorona Bridge
According to another version, the events occurred on the bridge Lingue in Litueche. It was a day of torrential rain and the bridge had a lot of current, still very dangerous. A man who watched what was happening saw a woman with a baby in her arms. She, very upset by the rain, the club relied on the bridge, shouted and screamed, their cries mingling with the cries of the child. Then, the baby disappeared into the water and the woman jumped into the water, which drowned without coming to find her baby. Since then, every time it rains is heard to mourn inconsolably women. Only when you find your child will stop crying.
La Llorona and the Devil
In Valparaiso says that La Llorona was a woman who married the Devil. This woman in love with him thinking it was a good man, not knowing who he really was. One day the Devil came earlier than usual to his house and the woman was not yet prepared the food. Went shopping for cooking, but the Devil broke down and ate his children. When the woman returned, disconsolate weeping for her children every night. One day the devil got tired of his continuous crying. Tied her to the bed with chains and buried him a stake through the heart. Since then, the Llorona walks the streets across the region by dragging its chains and crying for their lost children.
Ecuador
In Ecuador it is a well-known legend, along with the legend of the lady plugged. La Llorona was a woman whose husband left her with her baby. She went mad and drowned the baby in the river, but later repented and began to look for water. When found, he was dead and no one of his fingers, the pinkie. Llorona then committed suicide and since then its lost soul wanders, cutting off the little finger of whom it appears. However, there is also the most common version, which drowns crying baby and now searching relentlessly. These stories are believed by the peasants.
Colombia
Along with the Patasola and Tunda, La Llorona is also a well-known legend in Colombia. Depending on the version of the legend in the Colombian tradition, La Llorona is a ghost wandering that runs through the valleys and mountains, near rivers and lakes, wearing a multicolored robe that covers up your heels. Has long curly hair, silver, black and gold, and settle it crickets, fireflies, fireflies and butterflies. His face is a scary skull and in the caves of her eyes turn two glowing balls. From his nose hangs an umbilical cord with his big teeth biting the stem of a red rose. The sleeves of Batol will arrive at their wrists and big hands, bony, bloody, rock with a dead fetus.
Moaning, Moaning sheds tears of blood on the shroud blue creature who keeps an angelic expression and her eyes seem to blame the mother who took her life. On the head of the police car stands a raven, a bird associated with death, misery and misfortune, and of his bones emerging larvae, worms, cockroaches and rats.
Costa Rica
La Llorona is the most famous legendary character of Costa Rica, along with the Cadejos and Cegua. She was a girl, the prettiest of the people, and we all cared, if she looked up with a boyfriend, they seized him with stones, fearing it would break your heart or let her pregnant. One day, the richest boy instead asked her to be his girlfriend and she refused. The boy took it and forced. She became pregnant and her mother told her to leave the house or tarnish the reputation of the family. The girl refused. The mother proposed to sell the baby, but did not agree Llorona. Finally, she and her mother devised a plan. The girl hid and when he had the baby wrapped in blankets, put it in a basket and let the river take him. Realizing what he had done, she jumped into the river and drowned also looking for his son, who never found. And the full moon you hear mourn beside the river or the sea, still looking for her baby.
El Salvador
In El Salvador, along with The Siguanaba and the stark, La Llorona is the most famous legendary character of this country. The elderly often have a history. Is said to wander the streets of rural towns and weeping for her children, upon entering the local church, disappears. They claim that the soul of the watch and follow wander for all eternity. La Llorona is a character in a village before entering the main street takes its first gito and unemployment begins to mourn the funny thing is that it seeks the path leading to the cemetery of the community and people who listen to start to feel chills in bodies and can not turn your back because if they make it will have at his side and end up turning around looking like this takes the soul of a child who is a close and dear family.
Guatemala
In the Guatemalan version, La Llorona is a woman named Mary, condemned to repeat until the end of time his cry ("Oh, my children!"). Indeed, while her husband was out, Mary had an affair with a young man who came to check a problem at home and got her pregnant. Distraught, drowned her son, Juan de la Cruz, in the river (or, in other versions, his two children).
La Llorona is well known throughout Guatemala. According to tradition, walking the deserted streets and frequent the places where water, as ponds, rivers, wells or tanks. Their plaintive cries scare the bravest and paralyze the fearful. Many say they have seen and heard. It is said that when you listen close, you're really far away, and vice versa. It says it can not make a person (ie, take his life) if it uses underwear backwards, and a man haunted by Moaning be saved if a woman takes her hand, as the spectrum only attacks lonely people. Also note that if one hears the cry should try to move and not remain frozen in fear. The person must flee before hearing the third cry, or La Llorona is the win. To avoid meeting her or scare her off, do well to pray to his favorite saint or repeating the traditional Catholic prayers.
Moaning about imagine a woman dressed in mourning, another's are dressed in white. It is also said that the hair tends to cover his face. another aspect of the spectrum according to another legend in Guatemala is that his cry is accompanied by a cold wind that freezes the blood
Honduras
La Llorona and Dirty are well known characters in the legends Honduras. Includes many versions of his story. Generally, it is situated along the rivers, at 12:00 pm, dressed in white, crying: Oh my Hiiijoooooos!. The oral tradition is very popular in rural areas, people are convinced of its existence. Generally, only appears to men who claim to be brave.
Panama
The legend of La Llorona is the most popular folk tale of Panama. Her cry is often heard denoche always, almost always in communities near rivers or beaches.
In this Central American country this legend are merged and influenced two legends: the Tulivieja, very popular in the central provinces, and sod, native indigenous regions and very popular in the lands of the provinces of Los Santos, Veraguas and Chiriqui.
The Tulivieja
According to tradition, the Tulivieja was a beautiful young married woman who was reputed to be very parrandera, once had a dance in a neighboring town and ofcourse not what she wanted to lose, the mother refused that night to look after the baby because I was tired of it as she was always out partying. That night for wanting to go to the ball anyway, left the baby with her reeds near a river, intending to pick it up after the dance. However, when he returned to the river to find his son did not find him and began to mourn, the river had carried downstream. Sorry for the grave mistake he had made began to look desperate. God saw what was happening punished her for her irresponsibility and be transformed into a gruesome with holes in his face and long hair to toe. Your feet will be tacked and turned into chicken feet. Since then wanders for eternity looking for that lost child.
The Tepesa
As for the sod, its history goes back to the conquest, when a Spanish love with a beautiful young Indian of the Ngöbe Bugle and her pregnant. For anyone in his tribe would know his fault, the girl fled to the depths of the mountains, and when her son, drowned in a river. To see the crime, God spoke from above and swore: "That sin weighs you and weigh you down to eternity, and now cry to pay your fault." The Tepesa was transformed into a being so awful that, as the Tulivieja, wanders through the rivers and streams weeping, repenting of your sin.
Uruguay
In Uruguay the legend of La Llorona is very popular. Are numerous versions, such as:
Rivera Park La Llorona
One autumn afternoon many years ago, a young woman decided to go for a walk in the park Rivera. Although the wind blew cold and sharp as did the trees groan and sank to the park in utter loneliness, the girl, a single mother about to marry, went for a walk with her baby and ventured through the park, then wilder than now, and muddied by recent rains. She was seen going round the lake with his child, while the wind picked up strongly, until it disappeared from view. The bride did not return. The next day they found his lifeless body in a pond, with no trace of the whereabouts of the child. History tells us that since then, on foggy nights and sad fall, you can see a girl dressed as a bride in the vicinity of the lake. Walk alone and crying uncontrollably, while a baby cries for long lost.
La Llorona and thieves
Long ago, at the beginning of the Rivera Park, a couple living in a house adjoining the site. One Wednesday 9, while the couple was away, burglars broke into the house. The husband arrived before they finished their task and surprised in flagrante: desperate criminals put him to death with a knife. When they tried to hide the body, felt noise: it was the woman who, dressed in white, came home. They hid behind a door and watched the young, terrified, discovered the body of her husband. While the woman was crying bitterly over him, the robbers decided to all, came from behind and killed as well. To hide the tracks, the criminals threw both bodies into the lake of the park. Since then, locals say that on 9 of every month we hear strange cries and moans from the lake, where the bodies of the unfortunate lovers were cast.
Moaning scarf
A man went to a nightclub and met a beautiful woman. They were together and he decided to take her home. As she was very cold, he loaned his scarf. The next day, when he went to get her scarf, to knock out an old lady. Asked what he wanted and he said he came to see the girl. The woman, crying, said his daughter had died 20 years ago on the banks of a river and his body was buried in North Cemetery. Quickly he went there and found the tomb of the young. She found the scarf curled around the cross. Everywhere asked if they knew the girl and everyone said it was La Llorona. He wanted to know why they called so and found that the girl committed suicide when she saw her husband dead in the river and since then we hear every day in his grave loud cries.
Venezuela
In Venezuela also knows the legend of La Llorona, which circulates in the form of prose and run (narrative song). The Sayona is another similar character, but only appears to men revelers, who like to party to party.
Legend has it that La Llorona is the lost soul of a young woman who had an affair with a soldier. Of those loves a girl got pregnant, which gave birth. The soldier left and she, having no idea of how to raise a child, desperate cry of the girl, killed with his own hands. When the girl saw what he had done, began to mourn and scream loudly, attracting the neighbors and family. Seeing what happened, the cursed. She ran to the flat and became frightened. Always crying, and when it comes to the villages say that calls to her daughter. It is known that robs children who are alone, either at home or on the banks of rivers or streams. Usually, you hear it mourn in times of Easter.
According to other versions, the Llorona was a young girl who lived in a small town in the Venezuelan plains. This girl every time I gave birth to a son killed without mercy. He confessed everything to the priest who lived in his village, adding that he felt no remorse for what he had done. The priest noticed that she was pregnant again and told the girl that when she had to give her nursing child before killing him, and he did, after giving breast milk killed him, but went off her maternal instincts, making him feel a great guilt. Since then, he wanders through the fields crying in pain, looking for their children and scaring anyone who crosses him on his way.
She is depicted as a young woman with long dark hair and white skin. He wears a long white coat over another coat color with black hood, and usually carries a baby in her arms. She cries and cries saying, "My son, my son."
Sometimes, mothers punish and scare their children telling them that if they disobey, La Llorona will come to find them and scare them at night.
The difference between La Llorona and Sayona is that the latter usually only wears white, has red eyes and fangs that look like lion. Frightens, kill or insane men who are or were unfaithful, not all people or children, as does the Llorona, is said to have a jar of river water and other pure blood of children, it became blood eyes and to each person approached him and tied him to her, crying because her husband was with another woman and why she decided to kill her children by drowning them in the same river where he got the water, his soul in that round River said, my children, give me back my children!

La Llorona es un personaje legendario, cuya leyenda se ha difundido por varios países de Hispanoamérica. Se trata de una mujer que pierde a sus hijos y, convertida en un alma en pena, los busca en vano, turbando con su llanto a los que la oyen. Aunque hay muchas versiones de la historia, los hechos principales son siempre los mismos.
La leyenda de la Llorona en México
Antecedentes históricos: la caída de Tenochtitlán
Cihuacóatl (también Chihucóatl o Ciucóatl) Divinidad azteca, mitad serpiente mitad mujer. Cihuacóatl fue la primera mujer en dar a luz, considerada por ello protectora de los partos y, en especial, de las mujeres muertas al dar a luz. Ayudó a Quetzalcóatl a construir la presente era de la humanidad moliendo huesos de las eras previas y mezclándolos con sangre. Es madre de Mixcóatl, al que abandonó en una encrucijada de caminos. La tradición dice que regresa frecuentemente para llorar por su hijo perdido, pero en el lugar sólo halla un cuchillo de sacrificios. Regía sobre el Cihuateteo, las mujeres nobles que habían muerto en el parto.
En la leyenda, esta divinidad surge en forma fantasmal para advertir sobre la destrucción del imperio de Moctezuma, tomando después como nombre popular el de La Llorona.
El imperio mexica dominó durante siglos el área de México. Según la leyenda, los fundadores del mismo partieron guiados por una profecía que afirmaba que los dioses les enseñarían dónde debían asentarse mediante una señal: un águila devorando una serpiente, de pie sobre un nopal en medio de un lago. Cuando llegaron a donde actualmente está la Ciudad de México, Distrito Federal, vieron el signo en medio de una amplia laguna. Sobre sus aguas erigieron la vasta ciudad de Tenochtitlán.
Con los años, los españoles llegaron a tierras mexicanas. Comandados por Hernán Cortés, tomaron la ciudad de Tenochtitlán, la redujeron a ruinas y asesinaron a los emperadores Moctezuma y Cuauhtémoc.
Los conquistadores españoles fundaron sobre la desolación la actual Ciudad de México.
El lamento del espíritu
En el México colonial, cada noche las campanas de la Iglesia marcaban el toque de queda sobre las once de la noche. Pasada esa hora, comenzaban a oírse llantos y gritos angustiosos, emitidos por una mujer sobrenatural que recorría de madrugada la colonia española y desaparecía misteriosamente antes del alba.
Después de que el suceso se repitiera por varias noches, los vecinos comenzaron a preguntarse quién sería esa mujer y qué pena la ahogaría. Asomándose a las ventanas, o saliendo bravamente a su encuentro, distinguieron a una mujer vestida de blanco, oculta tras un velo, flaca y macilenta, que se arrodillaba mirando a Oriente en la Plaza Mayor. Al ver que la seguían, se desvaneció entre la bruma junto al Lago de Texcoco.
Otros dicen haberla oído en otros lugares del país.
¿Quién era y por qué lloraba?
Se formularon diversas teorías sobre la fantasmagórica desconocida, a la que el pueblo, por su perpetua aflicción, comenzó a llamar la Llorona. Se decía que era una mujer indígena, enamorada de un caballero español o criollo, con quien tuvo tres niños. Sin embargo, él no formalizó su relación: se limitaba a visitarla y evitaba casarse con ella. Tiempo después, el hombre se casó con una mujer española, pues tal enlace le resultaba más conveniente. Al enterarse, la Llorona enloqueció de dolor y ahogó a sus tres hijos en el río. Después, al ver lo que había hecho, se suicidó. Desde entonces, su fantasma pena y se la oye gritar "¡Ay, mis hijos!" (o bien, emitir un gemido mudo). Suele hallársela en el río, recorriendo en el lugar donde murieron sus hijos y ella se quitó la vida. Algunos ponen la leyenda en relación con la creencia totonaca en las Cihuateteo, mujeres muertas en el parto, a las que se consideraba diosas.
Las diferentes versiones de la leyenda en otros países hispanoamericanos
Argentina
En este país se dice que la Llorona es una mujer que mató a su hijo ahogándolo en un río. Suele aparecerse con una túnica negra, con su hijo muerto en brazos, lamentándose y llorando, gritando "mi hijo, mi hijo". Quien la ve o la escucha puede llegar a volverse loco. Con sus lamentos puede llegar a espantar al más valiente y paralizarlo en un segundo. algunos piensan que la llorona mata a los niños de 1 año y 5 meses, esta se representa con los pelos en la cara, sangre en el rostro, 12 cicatrices en la cara, ropa negra, rota y con manchas de sangre( de su hijo), Suele aparecer cerca de las rutas por las noches y con el aspecto descrito anteriormente.
Chile
En Chile la leyenda de la Llorona también es importante. Al igual que la Calchona, la Viuda y la Condená, es uno de los personajes femeninos más característicos del folklore y la mitología chilena. La leyenda es conocida desde Arica hasta Chiloé, en la zona meridional de Chile.
Encontramos algunas versiones muy semejantes a la leyenda mexicana y otras peculiares del folklore chileno. En cualquier caso, se trata siempre del espectro de una mujer que emite un gemido lastimero mientras busca a sus hijos.
La Pucullén
En la versión distintiva de la tradición chilena, la Llorona se llama la Pucullén. Se dice que llora eternamente porque le quitaron a su hijo de sus brazos a muy corta edad. Es una presencia fantasmal vestida de blanco, a la que sólo puede ver la gente que está cercana a la muerte, algunas personas con habilidades especiales (como las Machis o los Calcus) y los animales que tienen los sentidos más agudos, entre ellos los perros, que lanzan lastimeros aullidos cuando perciben su presencia.
La Pucullén es una guía de los muertos, que indica con sus pasos y llantos el camino que debe recorrer el muerto para dirigirse desde su morada terrenal hacia el más allá. Se dice que llora como plañidera por todos los familiares del difunto, para que todos ellos se consuelen pronto de la pérdida; además, evita que el espíritu del muerto decida acudir a penarlos, disconforme con las pocas lágrimas y manifestaciones de pesar de sus parientes. Algunos cuentan que si uno se frota los ojos con lágrimas de perro, podrá verla; pero si el corazón del que observa no es firme, la imagen será espantosa.
Con sus abundantes lágrimas, que forman un charco cristalino, la Pucullén señala el sitio preciso en el campo santo donde debe abrirse la fosa para depositar el féretro. Se dice que si esto sucede, debe utilizarse toda la tierra necesaria para cubrir por completo el féretro, pues en caso contrario antes de un año morirá un familiar del difunto. Como castigo por el descuido que la llevó a perder a sus hijos, roba los hijos de otras madres, confundiéndolos con los suyos.
La Llorona del puente Lingue
Según otra versión, los hechos sucedieron en el puente Lingue, en Litueche. Era un día de lluvia torrencial y el puente tenía mucha corriente, siendo muy peligrosa. Un señor que observaba lo que pasaba vio a una mujer con un bebé en los brazos. Ella, muy afligida por la lluvia, se apoyó en el palo del puente, gritó y gritó, confundiéndose sus gritos con los llantos del niño. Después, el bebe desapareció entre las aguas y la mujer se lanzó al agua, donde murió ahogada sin llegar a encontrar a su bebé. Desde entonces, cada vez que llueve se escucha llorar de forma inconsolable a la mujer. Sólo cuando encuentre a su hijo cesará su llanto.
La Llorona y el Diablo
En Valparaíso se dice que la Llorona fue una mujer que se casó con el Diablo. Esta mujer se enamoró de él pensando que era un hombre bueno, sin saber quién era en realidad. Un día, el Diablo llegó más temprano de lo normal a su casa y la mujer aún no tenía preparada la comida. Salió a comprar para cocinar, pero el Diablo no aguantó más y se comió a sus hijos. Cuando volvió la mujer, desconsolada lloraba por sus hijos todas las noches. Un día, el Diablo se cansó de sus llantos continuos. La amarró a la cama con unas cadenas y le enterró una estaca en el corazón. Desde ese momento, la Llorona recorre las calles de toda la región arrastrando sus cadenas y llorando por sus hijos perdidos.
Ecuador
En Ecuador ésta es una leyenda muy conocida, junto a la leyenda de la dama tapada. La Llorona era una mujer cuyo esposo la abandonó junto a su bebé. Ella enloqueció y ahogó al bebé en el río, pero después se arrepintió y se echó al agua a buscarlo. Cuando lo encontró, ya estaba muerto y sin uno de sus dedos, el meñique. Entonces la Llorona se suicidó y desde entonces su alma en pena vaga, cortando el dedo meñique de quien se le aparezca. Sin embargo, también existe la versión más conocida, en la que ahoga a su bebé y ahora llora buscándolo sin descanso. Estas historias son muy creídas por los campesinos.
Colombia
Junto a la Patasola y la Tunda, La llorona también es una leyenda muy conocida en Colombia. Según la versión de la leyenda en la tradición colombiana, la Llorona es un espectro errante que recorre los valles y montañas, cerca de los ríos y lagunas, vestida con una bata variopinta que la cubre hasta los talones. Tiene el cabello largo y rizado, de color plateado, negro y dorado, y en él se posan grillos, luciérnagas, cocuyos y mariposas. Su rostro es una calavera aterradora, y en las cuencas de sus ojos giran dos bolas incandescentes. De su nariz cuelga un cordón umbilical y con sus enormes dientes muerde el tallo de una rosa roja. Las mangas de la batola le llegan hasta sus muñecas y con sus manos grandes, huesudas y ensangrentadas, arrulla a un feto muerto.
Al gemir, la Llorona derrama lágrimas de sangre sobre la mortaja azul de la criatura, que conserva una expresión angelical y con sus ojos parece acusar a la madre que le quitó la vida. Sobre la cabeza de la llorona está parado un cuervo, pájaro asociado a los muertos, la desgracia y el infortunio, y de sus huesos emergen larvas, gusanos, cucarachas y ratas.
Costa Rica
La Llorona es el personaje legendario más famoso de Costa Rica, junto con el Cadejos y la Cegua. Era una muchacha, la más bonita del pueblo, y todos la cuidaban: si se la veía con un novio, lo agarraban a pedradas, por miedo a que le rompiera el corazón o la dejara embarazada. Un día, el muchacho más rico del lugar le pidió que fuera su novia y ella se negó. El muchacho se la llevó y la forzó. Ella quedó embarazada y su madre le dijo que se fuera de la casa o mancharía la reputación de la familia. La muchacha no quiso. La madre le propuso vender al bebé, pero la Llorona no accedió. Finalmente, ella y su madre elaboraron un plan. La muchacha se escondió y cuando tuvo el bebé lo envolvió en cobijas, lo puso en una canasta y dejó que el río se lo llevara. Al darse cuenta de lo que había hecho, se tiró al río ella también y se ahogó en busca de su hijo, al que nunca encontró. Y las noches de luna llena se la oye llorar junto al río o el mar, buscando aún a su bebé.
El Salvador
En El Salvador, junto con La Siguanaba y La Descarnada, la Llorona es el personaje legendario más conocido de este país. Los ancianos cuentan a menudo su historia. Se dice que vaga por las calles de pueblos rurales llorando por sus hijos y, tras entrar en la iglesia local, desaparece. Afirman que el alma de quien la mire y la siga vagará durante toda la Eternidad. La llorona es un personaje que en un pueblo al entrar por la calle principal da su primer gito y comienza a llorar paro lo curioso es que busca el camino que llega a cementerio de la comunidad y las personas que la escuchan comienzan a sentir escalofrios en sus cuerpos y no pueden darle la espalda porque si lo hacen la tendran a su lado y al darse la vuelta terminan viendo como esta se lleva el alma de un niño que es un familiar cercano y querido.
Guatemala
En la versión guatemalteca, la Llorona es una mujer llamada María, condenada a repetir hasta el fin de los tiempos su grito («¡Ay, mis hijos!»). En efecto, mientras su esposo estaba fuera, María tuvo amores con un mozo que llegó a revisar un problema en su casa y la dejó embarazada. Angustiada, ahogó a su hijo, Juan de la Cruz, en el río (o, según otras versiones, a sus dos hijos).
La Llorona es bien conocida en toda Guatemala. Según la tradición, pasea por las calles solitarias y frecuenta los lugares donde hay agua, como piletas, ríos, fuentes o tanques. Sus lastimeros gritos asustan al más valiente y paralizan al pavoroso. Muchos dicen haberla visto y escuchado. Se cuenta que cuando se la escucha cerca, en realidad está muy lejos, y viceversa. Se dice que no puede ganarse a una persona (es decir, quitarle la vida) si ésta usa la ropa interior al revés, y que un hombre acechado por la Llorona se salvará si una mujer le toma de la mano, pues el espectro sólo ataca a personas solitarias. También se cuenta que si uno escucha el grito debe tratar de moverse y no quedarse congelado por el pavor. La persona tiene que huir antes de escuchar el tercer grito, o la Llorona se la ganará. Para evitar encontrarse con ella, o ahuyentarla, hará bien en rezar al santo de su devoción o repetir las oraciones tradicionales católicas.
Unos imaginan a la Llorona como una mujer vestida de luto riguroso; otro la ven vestida de blanco. También se dice que el pelo suele taparle la cara. otro aspecto propio del espectro según otra leyendas guatemaltecas es que su grito viene acompañado de un viento frío que hiela la sangre
Honduras
La Llorona y la Sucia son personajes bien conocidos en las leyendas hondureñas. Se cuentan muchas versiones de su historia. Generalmente, se la sitúa junto a los ríos,a las 12:00 de la noche, vestida de blanco, gritando: ¡Ay mis Hiiijoooooos!. La tradición oral es muy famosa, en las áreas rurales la personas están convencidas de su existencia. Generalmente, sólo le aparece a los hombres que dicen ser valientes.
Panamá
La leyenda de la Llorona es el cuento folklórico más popular de Panamá. Su llanto suele escucharse siempre denoche, y casi siempre en las comunidades cerca de los ríos o playas.
En este país centroamericano esta leyenda se fusionó o influenció dos leyendas: la Tulivieja, muy popular en las provincias centrales, y la Tepesa, oriunda de las comarcas indígenas y muy popular en las tierras de las provincias de Los Santos, Veraguas y Chiriquí.
La Tulivieja
Según la tradición, la Tulivieja era una hermosa y joven mujer casada que tenía fama de ser muy parrandera, en una ocasión había un baile en un pueblo vecino y ella porsupuesto no se lo quería perder, la mamá se negó esa noche de cuidarle al bebé ya que ya estaba cansada de hacerlo mientras ella se iba siempre de parranda. Esa noche por querer ir al baile de todas maneras dejó al bebé junto a su tule cerca de un río, con la intención de recogerlo después del baile. Sin embargo,cuando regresó al río a buscar a su hijo no lo encontró y comenzó a llorar, el río se lo había llevado corriente abajo. Arrepentida por el grave error que había cometido comenzó deseperada a buscarlo. Dios viendo lo que pasaba la castigó por su irresponsabilidad y la transformó en un ser horripilante con agujeros en su cara y cabellos largos hasta los pies. Sus pies se le viraron y se transformaron en patas de gallina. Desde entonces, anda vagando por la eternidad buscando a ese hijo perdido.
La Tepesa
En cuanto a la Tepesa, su historia se remonta a la conquista, cuando un español enamoró a una hermosa joven indígena de la comarca Ngöbe Bugle y la dejó embarazada. Para que nadie en su tribu se percatara de su falta, la joven escapó hacia lo más profundo de las montañas, y cuando nació su hijo, lo ahogó en un río. Al ver el crimen, Dios la habló desde lo alto y la maldijo: "Ese pecado te pesa y te pesará hasta la eternidad, y desde ahora llorarás para pagar tu culpa". La Tepesa quedó transformada así en un ser espantoso que, al igual que la Tulivieja, anda vagando por los ríos y quebradas llorando, arrepentida de su pecado.
Uruguay
En Uruguay la leyenda de la Llorona es muy popular. Corren numerosas versiones, como éstas:
La Llorona del Parque Rivera
Una tarde de otoño, hace muchos años, una joven mujer decidió salir a pasear por el Parque Rivera. Aunque soplaba un viento frío y cortante que hacía gemir a los árboles y sumía al parque en la más absoluta soledad, la chica, madre soltera a punto de casarse, salió a dar un paseo con su bebé y se aventuró por el parque, por entonces más agreste que ahora y embarrado por las recientes lluvias. Se la vio bordear el lago con su niño, mientras el viento arreciaba con fuerza, hasta desaparecer de la vista. La futura novia no regresó. Al día siguiente hallaron su cuerpo inerte en el lago del parque, sin rastros del paradero del pequeño. Cuenta la historia que desde entonces, en las noches brumosas y tristes del otoño, puede verse a una joven vestida de novia en los alrededores del lago. Camina sola y llora desconsoladamente, mientras clama por un bebé que perdió hace mucho tiempo.
La Llorona y los ladrones
Hace mucho tiempo, en los inicios del mismo Parque Rivera, vivía una pareja en una casa contigua al lugar. Un miércoles 9, mientras la pareja se hallaba fuera, unos ladrones irrumpieron en la casa. El esposo llegó antes de que terminaran su faena y los sorprendió in fraganti: desesperados, los delincuentes le quitaron la vida con un cuchillo. Cuando intentaban esconder el cuerpo, sintieron ruido: era la mujer, que, vestida de blanco, llegaba a la casa. Se escondieron detrás de una puerta y observaron cómo la joven, aterrada, descubría el cuerpo de su marido. Mientras la mujer lloraba desconsoladamente sobre él, los ladrones, decididos a todo, llegaron por detrás y la mataron de igual manera. Para ocultar las huellas, los delincuentes arrojaron los dos cuerpos a la laguna del parque. Desde entonces, los vecinos de la zona comentan que el día 9 de cada mes se oyen extraños llantos y quejidos que provienen de la laguna, en el lugar donde los cuerpos de los infortunados amantes fueron arrojados.
La bufanda de la Llorona
Un hombre fue a un boliche y se encontró con una hermosa mujer. Estuvieron juntos y él decidió llevarla a su casa. Como ella tenía mucho frío, él le prestó su bufanda. Al otro día, cuando él fue a buscar su bufanda, al tocar la puerta salió una señora mayor. Le preguntó qué quería y él dijo que venía a ver a la chica. La mujer, llorando, dijo que su hija había muerto hace 20 años a orillas de un río y que su cuerpo enterrado se encontraba en el Cementerio del Norte. Rápidamente él fue allí y buscó la tumba de la joven. Encontró la bufanda enroscada en la cruz. Preguntó por todos lados si conocían a la chica y todos decían que era la Llorona. Quiso saber por qué la llamaban así y averiguó que la chica se suicidó al ver a su esposo muerto en el río y desde entonces se escuchan día a día en su tumba fuertes llantos.
Venezuela
En Venezuela también se conoce la leyenda de la Llorona, que circula en prosa y en forma de corrido (canción narrativa). La Sayona es otro personaje similar, pero sólo se aparece a los hombres parranderos, que gustan de estar de fiesta en fiesta.
Cuenta la leyenda que la Llorona es el alma en pena de una mujer muy jovencita que tuvo amores con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, a la cual dio a luz. El soldado la abandonó y ella, como no tenía idea de cómo criar a un infante, desesperada por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos. Cuando la joven vio lo que había hecho, comenzó a llorar y a gritar fuertemente, lo que atrajo a los vecinos y familiares. Al ver lo sucedido, la maldijeron. Ella salió corriendo hacia el llano y se convirtió en espanto. Siempre está llorando, y cuando entra a los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que están solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas. Por lo general, se la oye llorar en tiempos de Semana Santa.
Según otras versiones, la Llorona fue una muchacha joven que vivía en un pequeño pueblo de los llanos venezolanos. Esta muchacha cada vez que daba a luz a un hijo lo mataba sin piedad. Le confesó todo al sacerdote que vivía en su pueblo, añadiendo que no sentía ningún remordimiento por lo que había hecho. El cura notó que estaba embarazada de nuevo y le dijo a la muchacha que cuando tuviera a su hijo le diera de mamar antes de matarlo, y así lo hizo; tras darle leche materna lo mató, pero se activó su instinto maternal, haciéndole sentir una gran culpabilidad. Desde entonces, vaga por los campos llorando de dolor, buscando a sus hijos y asustando a todo el que se le atraviesa en su camino.
Se la representa como una mujer joven, con una larga cabellera morena y la piel blanca. Lleva una bata blanca larga y encima otra bata de color negra con capucha, y suele portar un bebé en los brazos. Llora y grita diciendo "¡Mi hijo, mi hijo!".
A veces, las madres castigan y asustan a sus hijos diciéndoles que si las desobedecen, la Llorona vendrá a buscarlos y asustarlos por las noches.
La diferencia entre la Llorona y la Sayona es que esta última normalmente sólo se viste de blanco, tiene ojos rojos y colmillos que parecen de león. Asusta, mata o vuelve locos a los hombres que son o fueron infieles, no a todas las personas o niños, como hace la Llorona, se dice que tenía un frasco de agua de río y otro de sangre pura de niños, se ponía la sangre en los ojos y hacia que cada persona se le acercara y lo ataba a ella, lloraba por que su marido estaba con otra mujer y por eso decidió matar a sus hijos ahogándolos en el mismo río de donde sacaba el agua, su alma ronda en ese río diciendo: ¡mis hijos, devuélvanme mis hijos!
World Train - Dunwell
Nereus, old man of the sea
La llorona   The Moaning
The Odyssey Figurines
Blood Dragon